wpe085e5db_0f.jpg
wp8d5b4de2_0f.jpg
wpafa812b8_0f.jpg
wpda33a623_0f.jpg
wp6346be9f_0f.jpg
wp9ae6e7ce_0f.jpg
Tratados
Evangelizando con Tratados

Los Tratados son muy útiles para Evangelizar y nunca nos deben faltar. Son como un pequeña
arma; pequeña en tamaño, pero no en poder. Un tratado es como un pequeño cuchillo de cazador,
o de pescador, o como una pequeña herramienta de supervivencia que tienen varias en su Interior
para diferentes usos. Un tratado es como una tijera o cinta de medir para un sastre, como un lápiz
para un ebanista, y es como darle una linterna a alguien que esta en una cueva oscura y no
encuentra la salida. El tratado tiene su técnica de uso como cualquier arma de soldado, como
cualquier herramienta útil.

Llevo años repartiendo los mismos, solo y en grupo de 4 y hasta 15 personas. Han habido años
que hemos repartido en 52 semanas que tiene el año, 50,000 a 55,000 tratados (mil semanal
/ entre 4 personas = 250 x persona)  Se pueden repartir  en una hora, dos, o tres  dependiendo el
área.

Los mejores lugares para repartirlos y en donde cumplen su función la mayoría de las veces es
en los Hospitales, “salas de emergencias” y en lugares donde las personas esperan por algún
servicio, en una conversación particular con alguna persona y o cuando se pasa por momentos
difíciles es que hay la mayor recepción para que el tratado cumpla su cometido. Si la persona
está ocupada realizando una labor en el momento de  darle el tratado lo pondrá a un lado, quizás
para leerlo luego y se le extraviará o se olvidará del mismo.

Es muy importante pedir autorización y o verificar si se permite repartir los mismos en los
hospitales o salas de emergencias, etc. antes de proceder. No porque otros repartan o hallan
repartido significa que se permite en dicha localidad.

También hay que saber o recordar que está prohibido por ley poner hojas  sueltas, propagandas,
anuncios, etc. en buzones destinados a la correspondencia oficial y en los automóviles
(Cristales, puertas, etc.) en algunos lugares también se prohíbe.

¿Y por que tenemos que observas y conocer estas reglas?


2:24  “Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso,  sino amable para con todos,  apto para enseñar,  
sufrido; 25  que con mansedumbre corrija a los que se oponen,  por si quizá Dios les conceda que se
arrepientan para conocer a verdad, 26  y escapen del lazo del diablo,  en que están cautivos a voluntad de él.”  
2Tito 2:24-26

Que Dios te bendiga
Tratados para Evangelizar,
Marcadores para Libros con
mensajes y más.